X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

NOTICIAS

Respiro y Comuto analizan el car sharing y el carpooling.

Compartir: 

Cada vez son más las personas que encuentran irracional y excesivamente contaminante el uso tradicional del vehículo privado. Según la DGT, en una ciudad como Madrid, el 60% de los desplazamientos diarios para entrar en la ciudad los hacen conductores que viajan solos, un coste económico que pocos pueden asumir, además del coste ecológico.

En España -con uno de los parques de automóviles más grandes del mundo y una tasa de ocupación de automóviles del 1,2%- la situación está cambiando ya que cada vez más se sigue una tendencia global en alza: compartir coche.

Se calcula que un coche medio permanece aparcado el 97% del tiempo, lo que convierte al vehículo en una fuente de gastos constante. Por si esto fuera poco, más de un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero en España provienen de los automóviles. Si a esto se unen los problemas de tráfico de las grandes ciudades, compartir el coche surge como la respuesta más lógica a todos estos inconvenientes, ya sea utilizando el carpooling o el car sharing.

El carpooling, o coche compartido, consiste en que varias personas previo acuerdo viajen juntas, compartiendo ruta, gasolina y peajes. Por su parte el car sharing, o coche multiusuario es un modelo de alquiler eminentemente urbano en el que el usuario accede con su tarjeta personal de socio al vehículo, pagando por tiempo de uso. En ambos casos la filosofía es que los vehículos sean compartidos.

De este modo, el car sharing está orientado a aquellos que necesiten el vehículo sólo ocasionalmente. Como explica Ian Paterson, cofundador de Respiro, empresa de car sharing en Madrid, el objetivo es “pagar sólo por el tiempo de uso, compartiendo coches de baja emisión y haciendo un uso más racional del vehículo privado”.

La idea en el carpooling es similar, salvo que en este caso son los mismos conductores y pasajeros quienes se ponen de acuerdo para compartir su vehículo, ruta y gastos. A través de Comuto.es, la red social para compartir coche -presente en España, Francia y Reino Unido con más de 1,4 millones de usuarios- se pueden encontrar miles de trayectos, ya sean urbanos o de largo recorrido, que se adapten a las diferentes necesidades. Además, los usuarios pueden proponer su propia ruta para encontrar compañeros de viaje.

De este modo, los conductores pueden ahorrar hasta el 75% de los gastos de desplazamiento, mientras que los pasajeros pueden acceder a ofertas de viaje muy competitivas para todo tipo de trayectos: diariamente al trabajo o la universidad o en puentes y fines de semana a estaciones de esquí, festivales de música o cualquier otro destino. “Viajar en coche compartido permite ahorrar en gastos más de 2000 euros al año para un trayecto diario de 20 kilómetros entre el lugar donde se vive y el trabajo”, precisa Vincent Rosso, cofundador de Comuto.es

Y estos son sólo los beneficios económicos porque en el plano medioambiental las cifras hablan por sí solas. Los estudios demuestran que el vehículo multiusuario o car sharing quita de la circulación más de 15 vehículos privados, lo que supone una reducción de emisiones del 76%. Además, la flota de Respiro utiliza coches híbridos y de bajas emisiones, medida que ha hecho a esta empresa merecedora de distinciones como el premio ‘Muévete Verde’ que otorga el Ayuntamiento de Madrid o la obtención del sello CeroCo2 como primer servicio carbono neutral de car sharing a nivel internacional por su práctica de compensación de emisiones y su compromiso de reducción.

En lo que respecta al carpooling también es una medida muy beneficiosa para el medio ambiente ya que el aumento en la ocupación de los vehículos permite optimizar el uso del coche y viajar de un modo más ecoresponsable. Algunos organismos institucionales fomentan esta opción a través de los carriles exclusivos para vehículos de alta ocupación o carril Bus-VAO, permite reducir los tiempos de transporte y las emisiones de gases de efecto invernadero como en el caso de Comuto.es, con más de 200.000 toneladas de CO2 ahorradas hasta el momento.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 706

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE