X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

ARTICULOS

Connecting with Gen Y: Making Cars Cool Again

La industria automovilística apuesta por la Generación Y para el mercado de coches eléctricos o con muy bajos niveles de contaminación.

Compartir: 

El pasado mes de enero, durante la Feria del Auto de Detroit –NAIAS 2010-, la firma Deloitte hizo públicos los resultados de su segundo estudio anual para conocer la relación de la Generación Y con los vehículos, elaborado en colaboración con la Universidad estatal de Michigan, EE.UU.

Bajo el título “Connecting with Gen Y: Making Cars Cool Again”, la consultora ha extraído datos muy interesantes de la consulta realizada a 1.100 jóvenes con edades entre los 18 y los 30 años, sobre las preferencias y los gustos de este grupo poblacional a la hora de ponerse frente a un volante, en especial en lo que se refiere a los coches eléctricos o con muy bajos niveles de contaminación.

La Generación Y corresponde al grupo demográfico de nacidos entre 1982 y 1992 y que hoy suman edades que van desde los 18 hasta los 28 años. Más de siete millones de españoles, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), y en torno a 80 millones en todo el mundo, que para la industria automovilística suman otros tantos millones de potenciales clientes a los que dirigir su marketing en los próximos años, en especial el que promueve la adquisición de coches eléctricos o de bajas emisiones.

Esta generación, también conocida como “Nintendo” o “Google”, domina desde la más tierna infancia las nuevas tecnologías, puesto que ha vivido inmersa en una continua revolución tecnológica, ligada a un cambio en las costumbres y modos de vida, que empezó con el nacimiento del walkman y que ha continuado con la fiebre de Internet, la Play Station, los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles, la pantalla plana, la televisión por cable y otra ingente cantidad de inventos y gadgets cuyo desarrollo exponencial han presenciado con la mayor naturalidad, casi sin darse cuenta de lo que han influido en sus vidas.

Ahora, los veinteañeros asisten a otra revolución, la del vehículo ecológico, cuando su edad, en el caso de los más jóvenes, y su bolsillo en el de los más talludos, les permite ponerse al volante de motos y coches eléctricos, probablemente sin ser conscientes de que están siendo testigos de un cambio brutal en el sector de la automoción, quizás el más importante después de la producción en serie, no sólo a nivel industrial, sino como concepto de vida hacia la movilidad sostenible.

Los expertos coinciden en señalar que entre los valores que mueven a estos jóvenes figura la responsabilidad con el medio ambiente y la preocupación por el cambio climático, por encima de otros valores que antes primaban en el factor de decisión de compra de un vehículo, como pasar de 0 a 100 km/h en 5 segundos.

Por ello, a la hora de decidirse por un vehículo, esta generación se decanta por propuestas ecológicas que se adaptan a su modo de pensar, a su bolsillo y a la imagen positiva que quieren proyectar ante sus semejantes.

Al menos, así lo asegura el estudio de Deloitte, que destaca la asociación de todo lo que para esta generación tiene un componente ecológico como algo guay y que constata el hecho de que el 74 por 100 de los encuestados priorizara la componente medioambiental como el factor de decisión más importante en su escala de valores a la hora de adquirir un vehículo.

De ese porcentaje, el 80 por 100 fue más allá y admitió estar dispuesto a pagar algo más por un coche eléctrico o que no genere emisiones nocivas para el medioambiente e incluso, de aquellos encuestados dispuestos a pagar más, el 62 por 100 resaltó la producción de vehículos en fábricas sujetas a un compromiso medioambiental como factor determinante en su decisión de compra.

Una industria dirigida a los nuevos compradores

La industria automovilística lleva muchos años dirigiendo sus productos y campañas de marketing y comunicación a los diferentes grupos poblaciones, consciente de que cada generación tiene unos gustos y preferencias distintas y muy particulares.

El mercado de los veinteañeros está definido y controlado por el individualismo y se basa en productos que sean fiel reflejo de su personalidad. Así lo han entendido campañas del sector de la automoción, como la que protagonizó Opel en 2006 con los C.M.O.N.S., cinco modernos muñecos de trapo, cada uno con su propia identidad y biografía, que reflejaban los perfiles psicosociales de la Gen Y.

Hoy en día, inmersos en la revolución ecológica de la industria del automóvil, son los nuevos concept vehicle basados en propulsión eléctrica, con capacidad para uno, dos o cuatro pasajeros y dotados de las últimas tecnologías, los productos que la industria automovilística prepara para esta generación de veinteañeros, por varias razones:

La Gen Y está más preparada y abierta a aceptar de forma natural los diseños revolucionarios y futuristas de los nuevos coches eléctricos, pues lleva asumiendo, con pasión e interés, cambios tecnológicos en todo aquello que les rodea (telefonía, informática, música…).

Además, el estudio realizado por Deloitte revela que los veinteañeros son reacios a conducir coches que se asemejen a los que conducen sus padres y, por tanto, gustan de aquellos diseños que potencien su individualismo y rompan con el diseño tradicional.

Al tratarse de una generación básicamente urbanita, su estilo de vida les demanda vehículos pequeños que les permitan realizar desplazamientos relativamente cortos y que les faciliten la movilidad urbana y el aparcamiento, especialmente en los países europeos, pues cierto es que en el mercado americano, acostumbrado a lo grande, buena parte de los veinteañeros sienten predilección por vehículos de tamaño medio y SUV´s (Sport Utility Vehicle).

Finalmente, algunos de los vehículos que a día de hoy son prototipos, estarán disponibles en el mercado, previsiblemente a lo largo del próximo lustro, cuando serán más accesibles al poder adquisitivo de una Generación Y que habrá ido creciendo y posicionándose, pero manteniendo y reforzando su filosofía y su modo de interpretar la vida.

Algunas propuestas cero emisiones (ZEV) para la Gen Y

Lo cierto es que la industria automovilística está desarrollando propuestas que en algunos casos se harán realidad y en otros, sencillamente quedarán en el portafolio de conceptos experimentales de algunos fabricantes. Los ejemplos que destacamos a continuación son botones de muestra de lo que algunos fabricantes están maquinando para esta Generación Y, donde se juntan diseño vanguardista, ecología y las últimas tecnologías de la comunicación aplicadas al sector de la automoción.

El parangón de la filosofía veinteañera adaptada a la industria del coche eléctrico bien podría ser el proyecto experimental PUMA (Personal Urban Mobility and Accessibility), un concepto desarrollado por SEGWAY y GENERAL MOTORS (GM), que permite trasladar de forma más rápida, segura, silenciosa, limpia y con un coste mucho menor, a dos personas sentadas cómodamente sobre dos ruedas paralelas.

El PUMA combina varias tecnologías demostradas por GM y Segway, entre ellas la tracción eléctrica y las baterías, la estabilización dinámica (equilibrio sobre dos ruedas), aceleración, dirección y freno totalmente electrónicos, comunicaciones entre vehículos y conducción y estacionamiento autónomos.

Otro ejemplo de vanguardia a la décima potencia lo firma RINSPEED, fabricante suizo que nos tiene acostumbrados a desarrollar conceptos flexibles, adaptados a las necesidades y demandas del mercado. El iChange presentado en el Autoshow de Ginebra de 2009 es un claro ejemplo de ello.

Se trata del primer vehículo en el mundo cuyo cuerpo se adapta al número de pasajeros que viajan en él y más que un concepto inteligente, sus autores lo consideran un símbolo de los cambios fundamentales que ha sufrido la industria del automóvil en los últimos años.

En sólo unos cuantos segundos, este coche eléctrico se convierte de un deportivo con una sola plaza a un cómodo vehículo con espacio para tres pasajeros, expandiendo la parte trasera. Un motor eléctrico con baterías de iones de litio está disponible en dos diferentes configuraciones, ya sea para manejo en trayectos cortos o largos, y produce 204 cv, con lo que alcanza una velocidad de hasta 219Km/h y le permite acelerar de 0 a 100Km en poco más de cuatro segundos.

Pero sin duda, el concepto que más se adapta a la filosofía de la Generación Y es que este coche eléctrico utiliza un iPhone o uniPod touch para arrancar o controlar ciertas funcionalidades, como el encendido de las luces del coche. Todo un reto tecnológico que lo hace irresistible a los ojos de cualquier veinteañero.

De RENAULT se nos presenta el Zoe, cuyas primeras unidades saldrán de la cadena de montaje de la factoría francesa en la primera mitad del 2010, según el presidente de la compañía, Carlos Ghosn. Su diseño alude a una estética futurista que usa tecnologías energéticas renovables, como las células fotovoltaicas que recorren el techo del vehículo, muy en línea con los gustos de un público veinteañero que además, ha crecido a la par que un mercado energético basado en las energías de origen solar y eólico.

Su motor eléctrico, de 95 CV, ofrece una autonomía de 160 Km y una velocidad máxima de 140 Km/h. Además, este modelo portará la cosmética L’Oreal, que consta de un sistema de purificación del aire para hidratar la piel de los pasajeros y un perfumador de ambientes que se adaptará en función de la hora del día, emitiendo aromas dinámicos por la mañana, antiestrés para la hora de volver del trabajo y de aumento de la atención por las noches, según el fabricante.

Si Renault quería romper con el concepto tradicional de coche, este modelo es un buen logro, pues siquiera el acceso al habitáculo se hace de forma habitual, sino mediante grandes puertas laterales de tipo mariposa, que se abren hacia arriba facilitando el acceso a las plazas delanteras, mientras que a las traseras se accede mediante otras puertas de apertura vertical, disimuladas en el lateral del coche.

Más rompedor aún si cabe, el Twizy Z.E. Concept es un biplaza urbano que Renault fabricará en Valladolid. Con 2,3 metros de largo y 420 kg de peso, baterías incluidas, monta un motor a baterías capaz de recorrer 100 Km con una sola carga, si bien su motor eléctrico de 20 CV le permite alcanzar sólo los 75 Km/h, lo que le otorga prestaciones más propias de una scooter de cuatro ruedas.

De PEUGEOT, el concept car BB1 es la nueva solución urbana que la marca francesa presentó en la pasada edición del Salón de Frankfurt y que pretende reinventar el concepto de automóvil para revolucionar la movilidad en la ciudad, junto con la sostenibilidad y las emisiones nulas de los propulsores eléctricos.

Su estética parece haber sido concebida para estimular la inteligencia emocional de los veinteañeros: un aspecto futurista que integra, además, detalles como un volante tipo manillar, paneles solares en el techo o la tecnología de acceso a Internet, telefonía y navegación así como cámaras retrovisores, todos ellos elementos irresistibles para la Gen Y.

El Peugeot BB1 cuenta con dos motores eléctricos, desarrollados por Michelin e integrados en las propias ruedas traseras, que le proporcionan una potencia total de unos 15 kW, (7,5 kW por motor), es decir, unos 20 CV. Las baterías, de tipo ión-litio, proporcionan una autonomía de 120 km.

De este fabricante cabe mencionar el Car Design Contest Peugeot, un concurso que en 2008 cumplió su quinta edición y en el que jóvenes diseñadores de todo el mundo son invitados a plasmar un concept-car concebido para las ciudades del futuro y conservando los valores del siglo XXI.

La última edición fue ganada por Carlos Arturo Torres Tovar, un joven colombiano de 27 años, que presentó el RD, un prototipo eléctrico y monoplaza de tres neumáticos, que funciona principalmente gracias a una articulación que no sólo le ofrece dirección, sino que también le permite compactarse en momentos de trafico denso y bajas velocidades, y que responde a órdenes de voz del conductor.

El segundo y tercer puesto, quedaron en manos de diseñadores de Turquía y China, ambos con modelos también compactos, destinados al tránsito urbano.

La media de edades de los participantes en este concurso se enmarca dentro de la Gen Y, por lo que supone un botón de muestra de los gustos y preferencias de los veinteañeros a la hora de concebir su coche ideal, que a la vista de los resultados, enmarcan en un mundo individualista y responsable, donde la movilidad sirve a la humanidad sin dañar el medioambiente y donde los conceptos como la propulsión híbrida, los coches eléctricos y las pilas de combustible, sin olvidar la optimización en el ahorro de espacio y volumen, se encuentran entre las soluciones exploradas por los jóvenes diseñadores, tratando de encontrar un equilibrio entre el hombre y la máquina.

Será el tiempo -y las ventas- lo que evidencie cuáles son los verdaderos gustos y preferencias, a la hora de adquirir un vehículo, de una generación de jóvenes que sin duda, serán testigos una vez más de una nueva revolución en sus vidas: la del vehículo y la movilidad sostenible.

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 24

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE