X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

ARTICULOS

Vehículo autoconducido, una solución inteligente para rutas habituales

Investigadores de Oxford University trabajan en un sistema de bajo coste para automatizar la conducción en vehículos utilizados en el día a día.

Compartir: 

La Universidad de Oxford está trabajando en un prototipo de vehículo autoconducido (del término inglés 'self-driving'), asequible para todos los bolsillos con el fin de introducirlo en las carreteras a medio y largo plazo. La tecnología robótica en la que trabaja el Centro, que permite a los coches conducirse por sí mismos, está siendo probada en un Nissan Leaf eléctrico.

Coche con sensores y cámaras integrados

El trabajo supone un peldaño más hacia la creación de vehículos para el día a día que puedan ofrecer el servicio de autoconducción en algunos tramos del recorrido, permitiendo un descanso a los conductores durante atascos en el trayecto hacia el trabajo o el colegio.

Su sistema de navegación de bajo coste puede reconocer el entorno a través de pequeñas cámaras y láseres integrados en el cuerpo de este coche eléctrico y que están conectados con un ordenador situado en el maletero.

iPad para control del sistema

El nuevo coche ofrece una visión sobre cómo será la experiencia del conductor en un coche autoconducido: la tecnología se controla desde un iPad ubicado en el salpicadero que muestra al conductor la opción de que el vehículo tome el control en una ruta reconocida por el sistema, que se puede activar tocando la pantalla del mismo. En cualquier momento, el conductor puede retomar el mando del vehículo pisando el pedal de freno.

Información del entorno

Mientras los conductores humanos pueden utilizar GPS para ser guiados en sus rutas, estos sistemas no ofrecen la cobertura, precisión y fiabilidad que necesitan los vehículos autónomos y, fundamentalmente, los dispositivos GPS no pueden transmitir al vehículo información actualizada acerca de su entorno.

El vehículo se detiene ante la presencia de peatones en la vía

Nuestro desarrollo se ha hecho posible gracias a los avances en el mapeo láser 3D que permite a los vehículos basados en sistemas robóticos crear una imagen detallada de su alrededor, señala el Profesor Paul Newman, del Departamento de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de Oxford, dado que nuestras ciudades no cambian muy rápidamente, los vehículos robotizados conocerán y buscarán estructuras familiares mientras pasan por lugares concretos y, por ello, podrán preguntar al conductor humano ‘Conozco la ruta, quieres que yo conduzca?’, y el conductor podrá elegir.

Estamos trabajando en un sistema de navegación para la conducción automática low cost, que no dependa de un GPS, hecho con sensores discretos que sean cada vez más baratos. Es fácil imaginar que este tipo de tecnología podría estar en un coche que cualquiera podría conducir, asegura Newman.

Vehículo en modo 'autoconducción'

En lugar de imaginar algunos vehículos autoconducidos todo el tiempo, debemos pensar en un coche que pueda conducir en modo automático algunas veces, afirma el profesor, El prototipo de ‘bajo coste’ y baja presencia de autonomía que estamos desarrollando es lo que se necesita para el día a día.

Tecnología de automatización

Alguna tecnología automatizada, como sistemas para vehículos que aparcan solos o reacción a cambios en las condiciones de la carretera, se han hecho un hueco en la producción de automóviles para carretera. Según un comunicado emitido por la universidad, sistemas de navegación autónoma, como el desarrollado por Oxford, tienen muchas posibilidades de convertirse en el próximo gran paso hacia la revolución en la experiencia de conducir.

Pantalla de 'Car in control'

Por el momento se estima que el prototipo de navegación cuesta en torno a 5.000 libras, en un largo plazo, el objetivo del equipo de la Universidad de Oxford es generar un sistema que cueste alrededor de 100 libras.

Toma de decisiones

La tecnología está siendo probada en la sede del Parque Científico de Begbroke, cerca de Oxford. La siguiente etapa de la investigación, liderada por el Doctor Ingmar Posner, incluirá capacitar al sistema robótico para etender flujos de tráfico complejos y tomar decisiones por sí mismo sobre qué ruta tomar.

El coche cambia de vía ante un corte en su carril

Los objetivos a largo plazo pasan por tener este prototipo circulando en las carreteras públicas, a pesar de los obstáculos que se presentan a este tipo de desarrollos.

El trabajo de la Universidad de Oxford está siendo apoyado por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas -Engineering and Physical Sciences Research Council (EPSRC)- y los vehículos necesarios para los trabajos, así como el soporte de los mismos, está siendo proporcionado por Nissan.

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 24

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE