X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

NOTICIAS

Intel presenta su estrategia general de centros de datos para la provisión de servicios a compañías y usuarios.

Compartir: 
En respuesta a la creciente carga de trabajo que el aumento de los servicios informáticos representa para los centros de datos, Intel Corporation ha expuesto las pautas generales de su estrategia para las arquitecturas de las infraestructuras de provisión de servicios para que compañías y usuarios puedan disfrutar de un mundo móvil cada vez más orientado a los servicios.

Además, la empresa ha adelantado más detalles sobre su próxima generación de procesadores Intel Atom C2000 (desarrollada bajo los nombres clave “Avoton” y “Rangeley”), mostrando la hoja de ruta para sus productos en proceso de 14 nm, para el año 2014 y siguientes. Esta sólida cadena de tecnologías y productos, futuros y actuales, tiene como objetivo llegar a nuevos segmentos del mercado de los centros de datos, en los que se busca realizar una transición de diseños propietarios a modelos de computación más abiertos y basados en estándares libres.

“Los centros de datos están asistiendo al comienzo de una nueva era, protagonizada por la provisión de servicios a gran velocidad”, afirma Diane Bryant, vicepresidenta jefa y directora general de la división Datacenter and Connected Systems Group de Intel. “Desde Intel, seguimos viendo significativas posibilidades de crecimiento en los sectores de redes, almacenamiento y servidores. En muchos casos, estos sectores requieren un cambio de planteamiento para poder ofrecer la escalabilidad y eficiencia que se necesita en la actualidad. Hoy Intel desvela los proyectos a corto y largo plazo que harán posible esta transformación”.

A medida que más dispositivos móviles se conectan a Internet, las aplicaciones y software basados en la nube se tornan más inteligentes, pues son capaces de aprender de los miles de millones de usuarios y dispositivos que las utilizan. Esto abrirá las puertas a múltiples posibilidades de experiencias y servicios que generarán una enorme cantidad de conexiones de red y una producción continua de datos no estructurados originados en tiempo real. El cada vez mayor volumen de datos que se transporta, reúne, agrega y analiza en los centros de datos plantea nuevos retos para las infraestructuras de red, almacenamiento y computación. Para afrontarlos, los centros de datos deben ser más ágiles y orientados a la provisión de servicios como nunca hasta ahora, además de ser más fáciles de operar y administrar.

El papel de la informática ha evolucionado pasando de ser una herramienta para reducir costes y potenciar la productividad empresarial, a convertirse en un medio que ofrece nuevos servicios a empresas y consumidores. Por ejemplo, recientemente Disney comenzó a ofrecer pulseras con conexión inalámbrica a los visitantes de sus parques temáticos, que permiten potenciar su experiencia mediante el análisis de datos en tiempo real. Otro buen ejemplo es un programa de seguridad vial creado por Bocom en China, que busca identificar patrones en el tráfico de una ciudad de 10 millones de habitantes, ofreciendo rutas opcionales de forma inteligente a los vehículos en tránsito.

Arquitectura de redes, almacenamiento y servidores

Bryant ha destacado la Arquitectura para servidores en escala rack -RSA (por sus siglas del inglés Rack Scale Architecture de Intel)-, un diseño avanzado que promete aumentar drásticamente el aprovechamiento y flexibilidad de los centros de datos, para que estos puedan ofrecer nuevos servicios. Rackspace Hosting, una compañía que ofrece nubes abiertas, ya ha anunciado la implementación de nuevos racks para servidores, que representan un paso hacia la visión de la RSA de Intel. Estos servidores están animados por procesadores Intel Xeon y controladores de red Intel Ethernet, y su almacenamiento está acelerado gracias a las unidades de memoria sólida SSD de Intel. El diseño de Rackspace constituye la primera implementación comercial en escala de rack.

La industria de las infraestructuras de red está a las puertas de una transición similar a la que el segmento de los servidores vivió hace unos pocos años. Al dotar a las infraestructuras de red de capacidades de procesamiento general mediante estándares abiertos, estas pueden ofrecer nuevas herramientas para maximizar el ancho de banda de la red, reduciendo los costes significativamente y dotándolas de la flexibilidad necesaria para ofrecer nuevos servicios. Por ejemplo, las redes virtualizadas definidas por software permiten reducir el tiempo necesario para la provisión de un nuevo servicio, pasando de las dos o tres semanas necesarias en las redes tradicionales a unos pocos minutos. Con el fin de ayudar a los OEM a producir e implementar esta nueva generación de redes, Intel presentó sus diseños de referencia Open Network Platform.

El aumento en el volumen de la información trasmitida representa un reto para todos los centros de datos, además transferir este gran volumen mediante una arquitectura de almacenamiento rígida y tradicional resulta costoso y laborioso. Mediante la implementación de herramientas y tecnologías inteligentes de almacenamiento, Intel está contribuyendo a reducir la cantidad de datos que deben almacenarse, además de optimizar el uso de los datos en los nuevos servicios.

Los servidores tradicionales, por su parte, también están evolucionando. Los operadores de centros de datos implementan soluciones que van desde aplicaciones de bases de datos, que exigen una gran capacidad de computación, hasta servicios Web orientados a los consumidores, que requieren una menor capacidad de procesamiento y permiten gozar de una mayor eficiencia energética. Buscando cubrir estas necesidades, Intel ha mostrado sus planes para optimizar las cargas de trabajo de los servidores, así como sus configuraciones personalizadas de CPU y SoC.

Como parte de su estrategia ha desvelado nuevos detalles acerca de su próxima familia de procesadores Intel® Atom™ C2000 (desarrollados bajo el nombre en clave “Avoton”), concebidos para microservidores y soluciones de almacenamiento de alta densidad y bajo consumo energético, además de sus dispositivos de red, bajo el nombre en clave de “Rangeley”. Intel prevé que su segunda generación de los SoC de 64 bits, basada en su tecnología de proceso de producción de 22 nm y en la innovadora microarquitectura Silvermont, se comercialice a lo largo de este año. Estos procesadores contarán con hasta ocho núcleos y controladoras de red Ethernet integradas y permitirán contar con hasta 64 GB de memoria.

La previsión es que estos nuevos productos alcancen una eficiencia energética hasta cuatro veces superior 1,3 y un rendimiento hasta siete veces mayor 1,2 que el de su primera generación de SoC, basados en los procesadores Intel Atom y presentados en diciembre del año pasado. Intel ha ofrecido unidades de muestra de los nuevos procesadores Intel Atom para servidores a sus clientes desde el pasado mes de abril y ya ha cosechado más del doble de diseños de sistemas que los procesadores de la anterior generación.

Centros de datos orientados a servicios

El tránsito a centros de datos más orientados a los servicios representa considerables oportunidades para la expansión de la compañía a nuevos segmentos de mercado. Con el fin de potenciar las tecnologías fundamentales que darán vida a las próximas generaciones de centros de datos, Intel ha desvelado su hoja de ruta para su próxima generación de productos basados en su nueva tecnología de proceso de producción de 14 nm, cuya implementación está planificada para el año 2014 y siguientes. Estos productos están orientados a los microservidores y sistemas para infraestructuras de red y almacenamiento y ofrecerán un abanico aún mayor de soluciones de alta densidad y bajo consumo para su uso en servicios y aplicaciones de escala Web.

Entre los futuros productos, se contarán la nueva familia de procesadores Intel Xeon E3 (desarrollada bajo el nombre en clave de “Broadwell”), diseñados para cargas de trabajo centradas en procesadores y adaptadores gráficos, como los juegos en red y la transcodificación de medios audiovisuales. Entre estos productos se cuentan además, la nueva generación de SoC Intel Atom (desarrollada bajo el nombre en clave de “Denverton”), que permitirá a los operadores de centros de datos crear implementaciones de densidades aún mayores. Además, Intel desveló una nueva incorporación a su hoja de ruta: un nuevo SoC diseñado desde cero para centros de datos y basado en la microarquitectura Broadwell de nueva generación, que sucederá a la microarquitectura Haswell actual, líder en el sector. Este SoC ofrecerá elevados niveles de rendimiento en los sistemas de alta densidad y extrema eficiencia energética que los operadores de centros de datos necesitan en el mundo actual, cada vez más orientado a los dispositivos móviles y a la provisión de servicios.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 708

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE