X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

NOTICIAS

Bosch presenta el Side View Assist, el asistente para el ángulo muerto que permite cambios de carril seguros.

Compartir: 

La imagen que se tiene de casi todos los turismos es su diseño aerodinámico. Lo que es visualmente bonito y ecológicamente muy bueno, suele ser muchas veces un inconveniente para la visibilidad del conductor. Especialmente, al querer cambiar de carril se producen muchas veces situaciones peligrosas.

Con el asistente para el ángulo muerto “Side View Assist”, Bosch ofrece un innovador sistema de asistencia al conductor que le ayuda al cambiar de carril y le avisa ante situaciones de peligro y que se estrenará a nivel mundial en la nueva versión del Citroën C4, que se comercializará a partir de otoño de este año.

El sistema trabaja, tal y como lo hacen también el asistente de aparcamiento y ParkPilot de Bosch, con sensores de ultrasonido. La interconexión de varias funciones basadas en ultrasonidos y el uso múltiple de componentes eléctricos proporcionan, en comparación con otros sistemas basados en radares o en señales de video, un ahorro de costes para el fabricante y, en definitiva, un ahorro real para el comprador del automóvil.

Gracias a su perímetro de tres metros alrededor de los laterales y de los ángulos de vehículo, el Side View Assist cubre justamente el ángulo muerto del automóvil. Si los sensores detectan dentro de esa zona vigilada la presencia de un vehículo, el sistema electrónico del asistente verifica que esos datos se corresponden realmente con los de un vehículo que ha entrado en el ángulo muerto, para evitar así falsas alarmas. El conductor puede ser avisado en dos niveles de intensidad: primero ópticamente y luego de forma acústica.

Los sensores de ultrasonido del Side View Assist se montan en los laterales de los dos parachoques del coche. Los dos sensores traseros vigilan el ángulo muerto en los carriles que se encuentran a la izquierda y derecha del vehículo. Los dos sensores delanteros sirven exclusivamente para la verificación de los datos.

Si, por ejemplo, el sensor delantero de la izquierda detecta un objeto antes de que lo haga el sensor trasero de la izquierda, está claro que viene un coche en sentido contrario en su carril y el vigilante electrónico no emite ninguna alarma. Del mismo modo, los vehículos estacionados, la propia infraestructura de las vías públicas y los adelantamientos se detectan de esta manera y no hacen que salten las alarmas. Sólo si uno de los sensores traseros en los laterales detecta un objeto, sin que los de la parte delantera lo hayan detectado, puede existir un riesgo.

En este caso, el Side View Assist avisa al conductor ópticamente, por ejemplo con una señal luminosa en el retrovisor exterior del lado correspondiente. Si el conductor no ve la señal o la ignora y pone el intermitente para adelantar, el asistente puede emitir, además, un sonido de alarma.

El Side View Assist está activo a velocidades entre 10 y 140 kilómetros por hora. Fuera de estos límites no se efectúa ningún aviso al conductor. El sistema ayuda al conductor en situaciones complejas en la carretera en las que se suele conducir a unas velocidades relativamente bajas y le ayuda, sobre todo, en el tráfico urbano, en las autopistas urbanas y en autovías o carreteras de varios carriles.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 708

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE